Vaya al Contenido
Estaba feliz por mi boda que ya se aproximaba el día, mi novio, que les puedo decir, era un amor, que cosa no le pudiera pedir que no me lo concediera. Era trabajador, detallista, me adoraba. A mi familia la tenía super contenta, era amable, acomedido, atento, respetuoso… en pocas palabras, “el hombre ideal” para cualquier chica.
Yo fui educada a la antigua, lo que mi madre decía… eso se hacía. Para ella, no existió ningún otro muchacho, decía: -El día que me traigas a presentar algún muchacho, que sea con el que te vas a casar porque aquí no admitiré a más-, lo decía todo el tiempo.
Mi mamá y mis hermanas estaban emocionadas con la forma de ser de mi novio, una de mis hermanas decía... -yo me casaré con uno igual que el tuyo-
Después de la gran boda, a los pocos días todo cambió, de mi novio atento y amable ¡nada quedó!
Aún recuerdo que hasta se burlaba acordándose de cuanto nos mintió, se reía diciendo:
-Parecía pelele, cuando algo se les ocurría; "no serías tan amable de," -claro señora con gusto… "Oye me harías el favor de..."  -no se diga más si estoy a sus órdenes… viejas hijas de…
Empecé a notar que tomaba demasiado y luego venían los pleitos y al siguiente día, - pero ¿cómo? ¿yo te dije eso?, no puede ser no me acuerdo. Y era así, no recordaba nada, según él.
Hasta que de casualidad supe que se drogaba, ese día ni siquiera olía a licor o cerveza, más bien olía a medicina, no se   ...algo tomaba, como para ponerse así y luego no acordarse.
Yo traté de ayudarlo, hablé con él y se burló de mi diciendo.... pero si yo soy así desde los 12 años yo ya no puedo cambiar, además a mí me gusta sentirme lejos y dentro de este mundo, esa sensación no la cambio por nada.

Nació mi hijo y él seguía peor, mis padres y hermanos se empezaron a dar cuenta, yo les oculté hasta donde pude, pero el comportamiento de mi esposo no dejaba lugar a dudas ...era de lo peor.

Yo me sentí una fracasada, mis padres me aconsejaban paciencia, algún día se va a cansar, y cuando crezca el niño ya verás se compondrá.
Púes nunca, el seguía igual o peor, ya hasta me faltaba al respeto, a veces una que otra bofetada. Y eso no era lo peor, lo llegué a descubrir que fumaba mariguana.

En mi familia el divorcio no existía, él seguía igual o tantito peor cada día.
Por eso lo escribo, tú, si tú puedes estar en una situación similar. No es cierto que cambian, y para que no sufras creo que lo mejor sería que lo conocieras más a fondo, no con el tiempo.

  • Tienes que fijarte en los pequeños detalles que pasan desapercibidos.
  • Quienes son sus amigos.
  • Como trata a su familia.
  • Como es su familia con él.
  • Como reacciona cuando se enfada.
  • Fíjate en los cambios de facciones al hablar.
  • Te dice muy suavecito que ese vestido no te va que no te queda bien.
  • O que no le hables a esta o aquella persona porque le caen mal.
  • Y te llega a decir que solo bebe a veces, que más bien nunca.

Aunque lleven demasiados años juntos nunca se les conoce a fondo, esto solo viene con el trato diario.

No solo te cases enamorada, sino más bien consiente de que esto es para toda la vida y que son más las responsabilidades que te tocan a ti, que a él.

Nunca digas sí a todo, tus puntos de vista cuentan, si no te gusta algo, pues dilo y espera su reacción. Con ello te darás cuenta.


SI TIENE UNA DOBLE CARA.

Regreso al contenido